Son muchas las dudas respecto a la limpieza y desinfección de una superficie. «¿Qué se debe hacer primero?, ¿Qué productos debo usar?, Si esta limpio, ¿significa que ya esta desinfectado?» entre otros. Sin bien ambas labores cumplen un mismo fin, mantener una área limpia y libre de virus y bacterias, tienen distintas funciones que explicaremos en este artículo.

Aunque las palabras, limpiar y desinfectar, a menudo se usan indistintamente, existe una gran diferencia entre ellas. La limpieza se puede definir como el acto físico de eliminar la suciedad, la mugre y las manchas de un área. También incluye pasar la aspiradora, quitar el polvo y otros actos destinados a hacer que una habitación o área se vea bien. Eso no significa necesariamente que se esté realizando una desinfección. Las personas limpian sus hogares o negocios con frecuencia sin realizar ningún tipo de desinfección. Usan muchos productos diferentes para el aseo, dependiendo de lo que estén limpiando. Algunos ejemplos de productos de limpieza incluyen limpiadores abrasivos, detergentes, limpiadores ácidos y disolventes.

La desinfección, por otro lado, está destinada a reducir significativamente el crecimiento de hongos, virus y otras bacterias dañinas. Incluso si limpia a fondo una superficie, es importante desinfectar si desea mantener un entorno más seguro. Un buen desinfectante reducirá en gran medida todas las bacterias, no solo las clases específicas. Es por eso que la desinfección es un elemento importante del proceso de limpieza en hospitales, servicios de alimentos, escuelas y entornos laborales. Los desinfectantes reducen la contaminación microbiológica a niveles que cumplen con las regulaciones de salud locales.

La limpieza puede hacer que un área se vea bien, pero eso no significa que todas las bacterias desaparezcan. Limpiar simplemente un área, no importa cuán impecable se vea, no es suficiente para que el área sea segura. Es posible que todavía haya bacterias dañinas al acecho en las encimeras, lavabos y bañeras, y en superficies donde las personas entran en contacto regular.  La desinfección, elimina los virus, bacterias y espectros que contaminan y ponen en riesgo la vida de las personas.